jueves, 18 de agosto de 2016

Woodstock: El mayor festival mediático de la historia


De Woodstock se ha escrito y dicho tanto que lo único nuevo sería analizarlo desde una perspectiva crítica y sin apasionamientos. Para comprender lo que sucedió con Woodstock, primero hay que asimilar y aceptar que los medios de comunicación ejercen un gran poder en nuestra percepción de la realidad y de los hechos, sean cuales fueren, magnificándolos o invisibilizándolos en función de los intereses del capital. Entendido esto, se puede afirmar sin equivocación que el Festival de Woodstock fue mitificado por los medios de comunicación desde el mismo instante en que éste se llevaba a cabo: la prensa y la televisión le dedicaban especial atención y les periodistas escribían toda clase de alabanzas elevándolo a niveles de proporsiones épicas. La revista 'Time' lo calitficó como "El festival de la Era de Acuario" y "El espectáculo más grande de la historia". La revista 'Life' le dedicaba fotos y posteriormente ediciones especiales aniversarias. La película, rodada durante el festival y estrenada el 26 de marzo de 1970, ganando el Oscar ese año como mejor documental, junto al album triple: 'Woodstock: Music from the Original Soundtrack and More', editado originalmente por el sello 'Atlantic Records/Cotillion', terminarían por marcar para siempre el mito de Woodstock.


Festival Gratuito
El impulso de los organzadores para realizar el festival de Wodostock fue el cochino dinero. Breve: un inversionista publicó un aviso en la prensa ofreciendo capital a quién tuviese una idea de inversión. Dos emprendedores, tras leer el anuncio, lo contactaron y le propusieron la idea de abrir un estudio de grabación, pero luego acordaron organizar un Festival. El sitio escogido fue Woodstock, New York. Registraron una empresa la cuál llamaron 'Woodstock Ventures'. Pero, a último momento, presentaron problemas con la locación, relacionados con el permiso, y tuvieron que trasladar el festival a Bethel, a la granja de un sujeto llamado Max Yasgur que simpatizaba con les hippies hasta que éstes se marcharon al cuarto día dejando sus tierras vuelta mierda. Yasgur, posteriormente, fue demandado por sus vecinos por daños a la propiedad causados por les hippies. En fin, de altruismo, nada. Incluso, el mismo viernes 15, antes de dar inicio al festival, los organizadores ya andaban negociando con Warner Bros el porcentaje de ganancia por filmar la película; tenían cubierta la paga de las bandas y habían vendido más del triple de las entradas que habían calculado. En vista de la avalancha de gente y la acción directa de los 'motherfuckers' (grupo de anarquistas de los barrios de New York que, hartos del movimiento hippie al cuál tildaban de ingenuos, romperían la cerca para dejar pasar a los asistentes), los organizadores no tuvieron más remedio que declarar el festival 'abierto' para todes. Sacando ventaja de ello, quedaron como los héroes del asunto.

Por otro lado, estaban las bandas que odiaban estar allí, como The Who, que criticaban la mala organización y exigían el pago en efectivo, incluso, antes de montarse en tarima. Los organizadores se vieron obligados a enviar un helicóptero a New York para buscar 25.000 dólares en efectivo para pagar a las bandas que así lo exigían: The Who, Jefferson Airplane y Gratefuld Dead. Éstas dos últimas, bandas emblemáticas del movimiento hippie, del sonido psicodélico de San Francisco, de la Paz y el Amor y toda la güevonada. En fin, el origen de Woodstock nunca tuvo motivaciones altruistas y su posterior gratuidad fue debido a la presión de la avalancha de gente, a la mala organización y a la acción directa de los 'motherfuckers'. El lucro fue siempre el movil de Woodstock, lo que indica que el movimiento hippie, en 1969, ya lo había absorbido el sistema.


Éxito Comercial: El Cliché Woodstock
Woodstock fue una victoria del capitalismo sobre la generación hippie (término, por cierto, creado por los medios), y supone uno de los mayores éxitos de la industria musical que marcaría el inicio de futuros festivales y conciertos masivos con fines de lucro (es a partir del festival de la Isla de Wight, 1970, cuando comienza la discriminación en las ventas de entradas, separándolas en General y VIP) . En cada concierto que organizan para conmemorar el festival, se aprecia a una generación de jóvenes mediatizados, carentes de ideas originales, imitando poses y actitudes que vieron en la película de Woodstock 69. Y cada año, muches afirman haber querido estar allí. Todo un sentimiento alimentado por la propaganda, la magnificación del mito y el cliché, de los medios de comunicación.

Imágenes de Woodstock 94: en conmemoración del 25 aniversario del festival.


En Venezuela, partes de la película fueron censuradas durante su estreno y existen testimonios que afirman que en ocasiones, expulsaban a les jóvenes de las salas de cine por fumar marihuana. Posteriormente se organizarían conciertos inspirados en el festival, como "El Festival de las Flores" llevado a cabo el 13 de junio de 1970 en la concha acústica del Parque del Este, en Caracas, al que asistieron 12.000 personas.

...

Pero no todes añoran el festival o se arrepienten de no haber estado en Woodstock:

Judy Collins, cantante y guitarista: "Gracias a dios no fui invitada, aunque pasé por allí cuando iba de camino a Williamstown, en el estado de Massachussets. Y me quedé horrorizada. El fango, la multitud, la lluvia... Al final decidí salir del recinto del festival y aseguro que nunca me he arrepentido por perdérmelo. Yo creo que las bondades de Woodstock son un mito."

Roger Daltrey, vocalista de  The Who: "Woodstock fue uno de los peores shows de nuestra historia. El sonido era muy malo. Pete estaba molesto con la organización y llevábamos sin dormir varios días a causa del programa de la gira, que era muy apretado. Estábamos tensos, nerviosos y Pete, sobre todo, odiaba estar allí."

Carlos Santana: "Un caos total. Sí, la verdad es que Woodstock fue algo grande, pero también fue el caos más grande que he visto nunca. Lo jodido es que llovía y llovía sin parar. Me acuerdo que Gratefuld Dead, como siempre, estaban pasados de porros y parecían muy tranquilos, en cambio, otra gente de los que estaban allí cuyos nombres no voy a decir, aunque se suponía que eran hippies y estaban a gusto entre la gente y sus hermanes y bla, bla, bla, no hacían más que despotricar contra la organización porque no tenían grandes limousinas a su disposición, les jodía mojarse con la lluvia y todo les parecía una mierda."


Por otro lado, una ingenua e idealista Joni Mitchell, que no habiendo asistido al festival pero inspirada en éste, le compuso una canción a Woodstock donde decía: "somos polvos de estrellas / somos de oro". Sin embargo, no todos concordaban con la visión cándida de la cantante. Grace Slick, vocalista de Jefferson Airplane: "Me encanta Joni, pero eso de 'somos polvos de estrellas' es mierda, no tengo la misma opinión que ella. Woodstock fue grande pero realmente desordenado."

Lo cierto es que sin la acción de los medios de comunicación: revistas, prensa, televisión y cine, Woodstock habría pasado a la historia como un festival más de los que se celebraban al aire libre en Estados Unidos. La diferencia es que a Wodostock acudieron más personas, colapsando las vías y llamando la atención por ese hecho que, en definitiva, es el más significativo de todos: 500.000 personas, en su mayoría jóvenes que se oponían a los valores hipócritas y conservadores de la sociedad estadounidense (la propiedad, el trabajo asalariado, el dinero, el consumo, la competencia, el racismo, etc.), se desplazaron de diferentes partes del país para asistir a un festival de tres días de paz y música donde sólo tres personas fallecieron: uno de sobredosis de drogas; un joven de 17 años atropellado, mientras dormía, por un tractor que apilaba sacos de dormir; y otro de apendicitis. Un concierto sin policías donde se puso en práctica el apoyo mutuo. Las comunas organizadas cocinaban y repartían comida gratis. Woodstock fue el grito de una generación audaz que se atrevió a demostrarle al mundo que, a pesar de nuestras diferencias e inconvenientes que se nos puedan presentar, sí podemos convivir en paz. Ese es su verdadero legado.
 
Hoy día, en la cultura actual del alcohol (droga causal de violencia por excelencia), nadie se atrevería a organizar un concierto para mil personas sin contar con una rígida seguridad, porque, seguramente, tendría que ser suspendido por violencia (ver experiencia de Altamont, 1969).
 

Una Gran Conspiración
Existen teorías que afirman que Woodstock y todo el movimiento hippie, e incluso la aparición del fenómeno Beatles, se debió a una conspiración del FBI junto a una institución llamada Tavistock.

Así lo asegura Daniel Estulin, investigador ruso, en su libro 'Los Secretos del Club Bilderberg' (2007):

[comienzo del extracto] "Los Beatles, los Rolling Stones, Monterey, Woodstock, la emisora Top 40 y MTV son metáforas de un lavado de cerebro devastador, cortesía del Instituto Tavistock de Comportamiento Humano. Creíamos que habíamos «descubierto» a los Beatles, a los Rolling Stones, a los Animals y a los Mamas & the Papas. Sin embargo, cruel y previsoramente, a las órdenes del Tavistock, los investigadores sociales más brillantes del planeta nos implantaron esos grupos. Formaban parte de un experimento humano de alto secreto de efectividad devastadora, que pretendía degradar al individuo y reducir su esfera de influencia espiritual. [...] en efecto, ha sido un esfuerzo continuo durante el siglo pasado: degradar al hombre hasta dejarlo al nivel de la bestia, el sueño de Friedrich Nietzsche de hombrebestia visto a través de los ojos del Club Bilderberg, su extrema locura."

"«En Woodstock escribe el periodista Donald Phau, casi medio millón de jóvenes se  reunieron para que les drogaran y les lavaran el cerebro en una granja. Las víctimas estaban aisladas, rodeadas de inmundicia, hasta los topes de drogas psicodélicas y se las mantuvo despiertas durante tres días consecutivos, todo con la plena complicidad del FBI y de altos cargos del gobierno. La seguridad del concierto la aportó una comuna hippie entrenada en la distribución masiva de LSD."

"[...] Artie Kornfeld, director de Capitol Records (propiedad de EMI), es el hombre a quien se suele acreditar como el creador de Woodstock. La financiación la aportó John Roberts, heredero de un imperio farmacéutico. Joel Rosenmann, director de Woodstock, decía, conforme se acercaba el concierto, que «la comida y el agua claramente iban a escasear, las instalaciones sanitarias desbordadas, los nervios a flor de piel, las drogas abundantes. Lo peor de todo es que no habrá forma de que nadie, aunque quiera, se pueda ir». Que te sentaras sobre tus propios excrementos era, de hecho, parte del plan, como John Roberts escribió bromeando: «Vamos a entregar plátanos en la puerta para retener a nuestros clientes.»"

"Una comuna hippie conocida como la Hog Farm (la granja de cerdos) fue contratada para que se encargara de la seguridad. Esta comuna estaba dirigida por un tal Wavy Graver, que conjuntamente con Ken Kesey (autor de Alguien voló sobre el nido del cuco, que reflejaba sus experiencias como voluntario en experimentos médicos sobre los efectos del LSD) participó en la operación MKUltra. Sin embargo, los organizadores de conciertos sabían perfectamente que Hog Farm estaba metida en tráfico de drogas. John Roberts escribe: «Lo único que cobraron fue el transporte a y desde el festival [...] una fuerza de seguridad que tenía la misma pinta, hablaba igual y olía igual que el público entre el que se movía sería a la vez muy creíble y altamente efectiva [...] y lo más importante, sabían de drogas, distinguían el buen ácido del malo, los buenos viajes de los malos, la medicina del veneno, etc..» La famosa comuna hippie secreta, Hog Farm, no era otra cosa que un grupo psicodélico de la costa Oeste llamada los «Merry Pranksters», que distribuyeron LSD en el festival y estaban dirigidos por el propio Ken Kesey y controlados por agentes de la operación MKUltra de la CIA."

Empieza el experimento:
"Donald Phau, en su Satanic Roots of Rock, describe el acontecimiento: «Dos días antes de la fecha prevista para el inicio del concierto ya habían llegado cincuenta mil chavales a Woodstock. Inmediatamente empezaron a circular las drogas.» Mucha gente llevó a sus bebés y, como afirma Roberts, incluso los bebés fueron drogados: nos dice que en un lago cercano «niños pequeños nadaban desnudos, fumaban hierba y se empapaban de esa música»."

"En el mismo libro, Phau también sostiene que «durante los siguientes tres días, el casi medio millón de jóvenes que llegó allí fue sometido a una exposición continua a las drogas y a la música rock. Debido a las lluvias torrenciales se vieron obligados a caminar con barro hasta las rodillas. No había refugios y no había forma de salir de allí. Los coches estaban aparcados a más de trece kilómetros. Roseman escribe que la clave del “experimento Woodstock” fue “mantener a los cantantes actuando las veinticuatro horas del día para mantener a los chavales en trance...” El 17 de agosto, The New York Times informaba que: “Esta noche un portavoz del festival avisó desde el escenario que estaba circulando “ácido defectuoso” [LSD]. Dijo: “No estáis tomando veneno. El ácido no es venenoso. Sólo sucede que está mal manufacturado. No os vais a morir... Así que si creéis que habéis tomado veneno, no es cierto. Pero si os preocupa este tema, tomad sólo media tableta.” Ese consejo, ofrecido a casi medio millón de jóvenes, de que “tomasen sólo media tableta”, lo ofreció sobre el escenario nada menos que el agente del MKUltra, Wavy Gravy»."

"El movimiento psicodélico ganó mucho impulso entre 1965 y 1967, culminando con acontecimientos como Woodstock. Sin embargo, desapareció tan rápido como había llegado. El LSD fue declarado ilegal, Jimi Hendrix y Janis Joplin murieron, Timothy Leary dejó de pronunciar discursos y Estados Unidos, tras fracasar miserablemente en Vietnam, entró en la deprimente década de 1970. Y el Bilderberg estaba ahí, a la espera, preparado para aprovechar esa apatía en beneficio propio." [fin del extracto]

Conspiración o no, lo cierto es que Woodstock seguirá siendo recordado, por mucho tiempo, como el concierto más grande de todos los tiempos. Salud.



ValoRock

* * * 

viernes, 22 de abril de 2016

Ladies W.C.

Portada frontal del disco Ladies W.C.
Sello Souvenir SLP-13-50, 1968.
Bájalo acá
Bitrate 320kbps

Ladies W.C. (baño para señoritas) fue una banda de rock venezolana que editó un solo disco en 1968. Considerado pieza de culto de la era psicodélica de los años sesenta y uno de los más caros del coleccionismo europeo (una copia original puede llegar a costar hasta 1.000 dólares).

Concepto y arte de carátula por el guitarrista y compositor Adib Casta. Vinilo multicolor —una novedad para la época— de los cuales se editaron solo 500 copias gracias al sello independiente Souvenir, que brindó la oportunidad a bandas desconocidas nacionales de difundir su música. El disco contiene 10 temas, sólo uno es cover y el resto son composiciones propias de Adib Casta y el cantante Stephen Scott. Hay que recordar que para la época, la mayoría de las bandas venezolanas sólo imitaban a las extranjeras: cover de The Beatles, The Rolling Stones, etc. El disco abre con el sonido de un bajante sanitario, seguido del tema 'People'.


En Inglaterra  el disco fue re-editado en CD por el sello Essex. Tambien fue editado en Lp por el sello Little Indian (que luego fue comprada y rebautizada como Shadoks) con un tiraje de 450 copias, vinilo de 180grs, de los cuales sólo quedan pocas y una de ellas se encuentra en Grecia, distribuido por el sello Anazitisi y su precio es mayor a 200 dólares. En 1995, en Alemania, editaron un tiraje pirata de 295 copias, sello desconocido, label negro, letras plata/blancas, vinilo de pasta negra con un peso menor a 180grs.

Es importante señalar que este disco cobra importancia en Venezuela sólo cuando es tomado en cuenta por el coleccionismo europeo; de lo contrario, seguiría sumergido en el olvido y desconocido para la mayoría de les rockers. Ocurrió como la edición venezolana del disco en vivo 'Maiden Japan' de Iron Maiden: cobró importancia sólo cuando fue apreciada por los coleccionistas que lo buscaban por el arte de la carátula, única en todo mundo.

gracias a 'warlhols' de www.tococolección.net por las fotos.

Músicos:
  • Adib Casta - guitarras, órgano, efectos especiales y voz
  • Stephen Scott - bajo, harmónica, órgano y voz
  • Mario Seijas - batería y percusion
  • Jaime Seijas - guitarras, órgano y voz
  • Colaboración de Hector Fuenmayor - flauta
Temas:
  1. People (2:41)
  2. I Can't See Straight (3:20)
  3. To Walk on Water (3:26)
  4. Heaven's Coming Up (4:22)
  5. And Everywhere i See the Shadows of that life (3:25)
  6. Searching For a Meeting Place (2:49)
  7. Put That In Your Pipe and Smoke It (3:11)
  8. The Time Of Hope Is Gone (2:35)
  9. W.C. Blues (2:53)
  10. I'm Gonna Be (5:48)
Adib Casta nació en Puerto La Cruz, Venezuela, en 1948. Guitarrista, compositor y artista plástico, co-fundador de Ladies W.C. junto a Stephen Scott. También aparece como guitarristra en el álbum 'Dos Mundos' (1975) de Fernando Yvosky. Muere el 12 de abril de 2003 de un efisema pulmonar.

By ValoRock.

* * *

jueves, 21 de abril de 2016

Delito y castigo en la sociedad anarquista.


Artículo extraído de Alasbarricadas.org

Esta es la pregunta que con frecuencia se realiza, cuando en alguna discusión manifestamos que los anarquistas queremos eliminar cárceles y cuerpos de policía en la futura sociedad libertaria.

Normalmente el anarquista responde que el tipo de delito de esta sociedad, es la consecuencia de una serie de causas: si hay dinero y desigualdad en su reparto, habrá quien lo robe. Por el contrario, si desaparece el dinero y la posibilidad de acumular riqueza, dejará de existir el robo. Es decir: si eliminas la causa, desaparecerá el efecto. En una sociedad anarquista, en una sociedad libre, sin dominación e igualitaria, multitud de delitos desaparecerán.

A pesar de ello, objetan, seguirá habiendo crímenes, ya que determinadas conductas sociopáticas no dependen del ambiente, ya sea la sociedad más libre que se pueda imaginar. Hay conductas que vienen inscritas —de alguna manera—, en la propia personalidad. Hay individuos que disfrutan matando, vejando, humillando sexualmente. Hay personas que llevan en la sangre el asesinato, que se ven compulsivamente impelidas a realizarlo... Y vuelven a preguntar: «¿cómo neutralizaríais a esos sociópatas?, ¿qué haríais con ellos?».

Lo que vienen a decir, es que hace falta un cuerpo policíaco eficaz que investigue esos casos escabrosos, y una institución que reinserte socialmente a los delincuentes.

A esto respondemos lo siguiente: que en la actualidad la policía no es eficaz para erradicar el delito; que la cárcel no sirve para la función de reinserción social; que de la ley no emana la justicia. 

A) La policía no es eficaz para erradicar el delito. La creencia en su eficacia es debida —en gran medida—, al autobombo y a la propaganda.
  • En la sociedad se producen un número de delitos muy superior al de los que son conocidos por la policía, ya que la mayoría de los pequeños delitos no son denunciados. De los delitos conocidos mediante denuncia, muchos no son investigados y se archivan. De los que son investigados, tan solo el 30% son resueltos. De los que son resueltos habría que descontar los que son mal resueltos culpabilizando a inocentes con buena o mala fe, o los que se dan por resueltos sin haberlo sido...
  • El Ministerio del Interior suele además falsear las estadísticas para que aparezcan menos delitos de los realmente conocidos. 
  • Si combatir el delito es el objetivo de la policía, se la debería ver en los barrios marginales, controlando los puntos de venta de droga, el tráfico de armas, los vehículos robados... Sin embargo, en estos barrios no sólo no hay comisaría, sino que es muy raro que entren en ellos unidades policiales, dada la hostilidad con que son recibidas.
  • Por el contrario la policía a quien se dedica a controlar concienzudamente, es a ciudadanos “normales”. Quien está correctamente identificado, trabaja, posee domicilio, no va armado, carece de instintos agresivos..., es más fácilmente controlable. La policía no sirve tanto para reprimir al delincuente, como para evitar que la gente de «ley y orden» se atreva a delinquir. Piénsese en la cantidad de medios «antidisturbios» que posee la policía.
  • En consecuencia lo que pretende la policía no es erradicar la delincuencia, sino mantenerla dentro de unos límites. Es decir, que exista un ghetto sirve —según este razonamiento—: primero para justificar el gasto en un apartato represivo; segundo, para que el ciudadano honrado se sienta defendido. De esta manera la víctima acaba pagando a su propio verdugo. No decimos que esto sea consciente, sino que funciona de esa manera.
  • La policía sólo podría ser eficaz cuando hubiese pocos delitos. En una sociedad como la nuestra, en la que se cometen delitos continuamente, sólo es eficaz en aquellos casos especialmente relevantes a los que «miran» o que «interesan».
  • Hay muchos delitos, porque las circunstancias de esta sociedad favorecen que los haya. Al existir un régimen que defiende la propiedad privada, la desigualdad y el privilegio, de los más de dos millones de delitos «conocidos» que se producen anualmente, el 80% son «contra la propiedad». Este número ingente de delitos, convierte en ineficaz cualquier actividad policial.
  • La policía no sólo es ineficaz para eliminar el delito, sino que más a menudo de lo que parece, lo impulsa y estimula.
  • Hay que mencionar, además, los propios delitos que realiza la policía en el ejercicio de sus funciones: desde negligencias hasta abusos, cohechos, torturas, asesinatos...
B) La cárcel no puede reinsertar al delincuente. La función de la cárcel no es la de reinsertar al delincuente en la sociedad de la que se ha salido. Es absurdo que se pretenda socializar a alguien, sacándolo de esa sociedad, desarraigándolo, aislándolo tras unos muros, hacinándolo con miles como él, y haciéndole pasar una serie de humillaciones que quitan la dignidad y la libertad de las personas. Un régimen de esclavitud sólo puede generar su propia perpetuación y la sumisión o la reacción violenta de quienes lo soportan. Por eso la cárcel es un antro en el que los abusos, la violación de los derechos humanos, los asesinatos..., son tapados con hermosas palabras como reinserción. La función de la cárcel es la que siempre ha tenido: la ejecución en el último tramo del circuito represivo, de la venganza y el castigo de aquellos grupos que son privilegiados por las leyes. Esta venganza se efectúa sobre un preso, del que se espera su sometimiento, o en caso de no conseguirse, su aniquilamiento.

C) La ley no puede proporcionar la justicia. Porque las leyes lo que hacen es asentar privilegios e injusticias. Vivimos en una sociedad desigual, en la que unos son pobres y otros ricos. Dado que las leyes se dedican a la defensa de la propiedad privada y los derechos de los individuos, lo que hace la ley es refrendar la desigualdad. Al definir como delito que el que no tiene tome aquello que posee el que tiene, lo que hace es condenar a la cárcel a los desposeídos.

A pesar de todos los argumentos de los clásicos y de los modernos que ofrecemos en contra de las cárceles, policías y leyes, los detractores del anarquismo insisten en que en una sociedad anarquista, aún existiendo pocos delitos, siempre se tendrán que perseguir los de los individuos claramente enfermos, o simples criminales, que atenten contra la vida y la integridad de las comunidades y de las personas, y que para ello seguirá siendo inevitable la creación de cárceles y cuerpos de seguridad.

Imaginemos pues, que en una comunidad anarquista aparecen una serie de muertes misteriosas (pongamos un centenar), cometidas por un asesino invisible, letal, silencioso, que no deja huella a su paso. ¿Quién se ocuparía de descubrirlo?

La respuesta es que lo descubriría el servicio de salud pública, a través de su equipo de vigilancia epidemiológica, siguiendo los métodos de la ciencia médica. Así se determinan los agentes causales de distintos envenenamientos masivos, poniendo nombre y apellido al veneno y señalando al responsable: la talidomida, el mercurio, el vibrión colérico, los aceites industriales. No se llama a la policía para descubrir una secuencia de cien fallecimientos y miles de lesionados. No se espera a decenas de tipos vestidos de azul y armados con porras. Se avisa a los epidemiólogos, a biólogos, a técnicos, a científicos, hombres y mujeres vestidos de calle o con bata blanca, que preguntan, observan, analizan, descubren y toman medidas. Quien es capaz de encontrar un virus, puede descubrir cualquier asesino, sea humano o venido de ultratumba. Y son esos técnicos, que no ostentan la capacidad represiva de un policía, quienes pueden aislar, controlar y reducir esas posibles amenazas, mediante la ayuda —si es preciso—, de otros profesionales que intervienen en situaciones de catástrofe: bomberos, protección civil.

No hace falta —por lo tanto—, un cuerpo dotado de funciones represivas, que se beneficie del delito para justificar su existencia.

 Artículo extraído de Alasbarricadas.org

* * *

miércoles, 20 de abril de 2016

Coven, su relación con Black Sabbath y el origen de la mano cornuda en el rock.


Coven fue una banda de rock psicodélico satánico de finales de los 60's, fundada por Jinx Dawson.

Coven editó un Lp en 1969 con el sello Mercury Records: 'Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls'. (La brujería destruye mentes y cosecha almas)


 Track list:
  1- Black Sabbath (3:28)
  2- The While Witch Of Rose Hall (3:03)
  3- Coven In Charing Cross (4:00)
  4- For Unlawful Carnal Knowledge (4:25)
  5- Pact With Lucifer (3:05)
  6- Choke, Thrist, Die (3:20)
  7- Wicked Woman (2:55)
  8- Dignitaries Of Hell (4:04)
  9- Portrait (2:32)
10- Satanic Mass (13:17)

Luego de los asesinados perpetrados por la familia de Charles Manson, donde murió asesinada la actriz Sharon Tate (esposa de Roman Polanski), la revista Esquire publicó un artículo donde aparecía la foto de Charles Manson saliendo de una discotienda con un volumen de este disco.
El sello Mercury, en virtud de la mala publicidad dada por la revista, decidió retirar del mercado todas las copias del disco y así condenaba a la banda al olvido.

Coven fue la primera banda en usar la mano cornuda en la portada de un disco y en sus presentaciones en vivo. Que años después lo popularizaría Ronnie James Dio.


Coven y Black Sabbath.
Una versión, tal vez la más aceptada y difundida, afirma que el nombre de la banda 'Black Sabbath' fue tomado de una película de terror italiana de 1963, dirigida por el director Mario Bava. Sin embargo, las evidencias apuntan a que el nombre de la banda liderada por Tony Iommi, fue inspirada en la primera canción del álbum debut de Coven: 'Black Sabbath', y, además, casualmente el bajista de Coven usaba el seudónimo de Oz Osborne. Coincidencias bastante extrañas.

En una entrevista con Tony Iommi (1986), guitarrista y fundador de Black Sabbath, éste niega haber conocido a Coven. [Video 1:30] 


Jinx Dawson, por su parte, en una entrevista afirmó que Coven fue telonera de Black Sabbath en sus comienzos, cuando ésta se llamaba Earth. Dice, además, que el sello Vertigo Records, que grabó el primer disco de Black Sabbath, es una filial del sello Mercury, que contrató a Coven. Por lo tanto, al retirar el disco de circulación, el sello Mercury copió la idea y se la vendió a la banda.

En fin, todo parece indicar que la influencia de la temática y el nombre de la banda Black Sabbtah no nació de una película italiana del mismo nombre, sino que fueron influenciados por la banda psicodélica satánica, Coven.

Coven, con su sonido psicodélico, está muy lejos del brutal sonido de Black Sabbath que con sus riffs originales, profundos y oscuros, dió inicio a un nuevo género musical: el Heavy Metal. Sin embargo, lo importante a resaltar acá es que el debut de Coven es el primer álbum de la historia en tocar la temática ocultista: en imágenes, letras de canciones y portada. Cruces invertidas, misas satánicas y polémicas presentaciones en vivo, Coven rompió esquemas con su propuesta y actitud (a pesar de no desprenderse del sonido psicopdélico de la época) al desligarse de la corriente 'paz y amor' hippie, sentando las bases y abriendo el camino a futuras bandas.
 

Coven NO es una banda pose, sus miembros son satánicos genuinos. Sus presentaciones en vivo terminaban con una misa satánica y la habitual señal de los cuernos; y al estar una mujer al frente, suposo un choque frontal con la sociedad patriarcal y profundamente cristiana estadounidense.

** VIDEOS **

 'Wicked Woman', rare footage (1969).

 
'Satanic Mass', la última canción del álbum debut de Coven.





By ValoRock.
* * *



miércoles, 2 de noviembre de 2011

Human Be-In: El Primer Festival de Rock de la Historia


Se dice que el primer festival de Rock fue Monterey International Pop Festival, celebrado los días 16, 17 y 18 de junio de 1967 en Monterey. Sin embargo, hubo otro festival, realizado el 14 de enero de ese mismo año, en San Francisco, el Human Be-In que atendió al lema: "Una reunión de las tribus para Human Be-In".

El motivo de la convocatoria era oponerse a una nueva ley, que había entrado en vigencia en octubre de 1966, que prohibía el uso de drogas psicodélicas, como el LSD. La entrada era libre y se estima que entre 20.000 y 30.000 personas atendieron al llamado. Se presentaron varias bandas de rock de San Francisco activas para ese momento: Jefferson Airplane, Grateful Dead y Quicksilver Messenger Service. También estarían el poeta de la generación beat, Allen Ginsberg y el promotor y defensor del uso del LSD para fines terapéuticos y espirituales, Timothy Leary. Ambos, mentores ideológicos que contribuirían a crear los cimientos de la generación hippie.

Grateful Dead en Human Be-In

Para entender el contexto histórico que motivó la realización del Human Be-In, hay que empezar por la generación beat. Se trata de un grupo de escritores underground de la década de 1950 que se oponían al sistema de valores estadounidenses, promovían el uso de drogas psicodélicas, la libertad sexual, la música jazz y el estudio de la filosofía oriental. Éstos ejercieron una fuerte influencia en la juventud de los 60's. Obras como "How!" (Allen Ginsberg, 1956) y "On the Road" (Jack Kerouac's, 1957) se convirtieron en libros de obligada lectura. Con la intención de desprestigiar a ese movimiento contracultural, los medios de comunicación los denominaron "beatnik", una combinación de las palabras "beat" y "sputnik" (nombre de las misiones espaciales de la URSS) para hacerlos ver, ante la sociedad estadounidense, como un grupo antipatriota y comunista.

En cuanto al término "hippie", éste deriva de "hipster", un término utilizado para denominar a los amantes del Jazz en la década de 1940. "Hip" significa sabio o iniciado. El hipster adoptaba un estilo de vida del músico de jazz: la ropa, la jerga, el consumo de marihuana, la actitud relajada, el humor sarcástico, la pobreza autoimpuesta y códigos sexuales libertarios.

De esta manera, el Human Be-In, supone el preludio de lo que sería "el verano del amor" y marcará los principios sobre los que se fundamentará la contracultura hippie de los años 60's: El rechazo al capitalismo, el cuestionamiento a la moral de la clase media y a la familia como nucleo social, el repudio a las guerras, el rechazo al patriotismo promovido por el Estado, etc.

Human Be-In 1967 (Video)


Los hippies se excluyen voluntariamente de la sociedad: "Los hippies decidieron prescindir totalmente de la sociedad, con el propósito de fundar una nueva sociedad, aquí y ahora. Por consiguiente, nada había en ellos del famoso compromiso con la causa de los oprimidos, propio de los movimientos políticos. Ellos se separan de la sociedad porque ésta no tiene salvación posible. Darle la vuelta a sus estructuras, como pretenden los políticos, carece de sentido, es como pretender derribar un bunker para reconstruirlo de otra manera. Resulta más fácil abandonarlo y edificar en otra parte".

Así, "Los hippies se oponían al sistema en su conjunto, a su materialismo, al conformismo que caracteriza a los ciudadanos masificados, a la burocracia, al juego de normas y prohibiciones que supuestamente posibilitan la libertad, pero que siempre la coartan, y al cuadro de valores dominantes: el trabajo asalariado, la propiedad, el dinero, la competencia, las diferencias de clase, la segregación racial, etcétera". José María Carandell, escritor y periodista español.

Luego del Human Be-In, ese mismo año se celebrarían otros festivales (Monterey, en junio) y el movimiento crecería y llegaría a su cenit en el Festival de Woodstock (agosto, 1969); para luego decaer y finalmente terminar en el violento Festival de Altamont (1969) y el de Isle of Wight (1970) que terminó siendo un "campo de concentración para hippies". Aquí, ya el sueño había terminado.

Jefferson Airplane en Altamont
Guitarrista es golpeado por un "Hell's Angels"



The Rolling Stones en Altamont
Un hombre es apuñalado por un "Hell's Angels"





* * *